Imaginen … un eco a mí debido. LXVI.

Pulso el botón de reproducción en el dispositivo; el sonido no surte inmediatamente. Es la voz del hijo la que distinta se escucha entre el rumor rendido por los otros clientes del bar:

– Mi casa en Madrid es un homenaje a Franco: águilas, efigies, …

Eco cada vez que pulse un botón. Eco porque las palabras hallaron – hallan -, en mí, un obstáculo. Aún. Siempre. Sinonimia en consonante.

Imaginen … el señor de esas tierras. LXV.

 El señor de esas tierras, por Albert Sans.

                                                                

El señor de esas tierras gustaba de ostentar ser el noble que cazaba el mayor número de ciervos. El señor de esas tierras los hacía amontonar en el puente levadizo tendido sobre el foso para que la sangre de los cuerpos tiñera las aguas y condujeran así la nueva de la repetida hazaña.

No obstante.

Inadvertibles entre los troncos de los árboles, en el bosque frente al castillo, solían observar los ciervos exhibidos quienes los habían matado para el señor de esas tierras. Otra tradición del mismo señor les arrancaba la lengua. Finalmente, partían de regreso al poblado. Mas volverían. Para de nuevo cazar y de nuevo depositar los animales muertos donde acababa el bosque frente al castillo. Ya en el poblado, a sus habitantes alcanzaba el eco de los festejos del noble, preguntándose siempre, cada vez, cuál habría de ser la causa.

——

 

El texto El señor de esas tierras fue escrito por Albert Sans tras compartir con él el siguiente párrafo – entonces borrador, ya texto definitivo –:

 Imaginen alumnos y alumnas de un centro privado, recurriendo a profesores y profesoras particulares, a academias de refuerzo escolar, para completar esa educación publicitada por el centro como personalizada, y que ese centro afirmara recoger una cosecha resultado de su solvencia.

Olga Rodríguez – “Al fin se les puede nombrar. El primer oficio es ponerle nombre a las cosas”. Artículo publicado en eldiario.es

Oíamos cosas como:

“le hicieron la misa del entierro en vida”

 

O:

“Esperamos largas colas en el auxilio social”

Y un día, aquellos, acercándose, dijeron:

“qué niño tan rico, ¿de quién eres bonito?

Y luego, tras un silencio…:

“Ojalá hubiéramos acabado con la raza”

 

C4ED539A-DC9C-45CE-8D83-9AEB97E3E265

Enlace del artículo de Olga Rodríguez publicado en eldiario.es ( 25.07.2020 ):
https://www.eldiario.es/sociedad/les-nombrar-primer-oficio-ponerle-nombre-cosas_1_6128016.html

Carl Sandburg ( 1878 – 1967 ): Bones.

BONES 

Sling me under the sea. 
Pack me down in the salt and wet. 
No farmer's plow shall touch my bones. 
No Hamlet hold my jaws and speak 
How jokes are gone and empty is my mouth. 
Long, green-eyed scavengers shall pick my eyes,
Purple fish play hide-and-seek, 
And I shall be song of thunder, crash of sea, 
Down on the floors of salt and wet. 
       Sling me . . . under the sea.

———-

Extraído de la publicación Others for 1919, Nicholas L. Brown, New York, 1920.

Imaginen … doscientos euros más cada mes. LXIV.


En respuesta a fefl44, ianaschez y 36ccd:


Bueno, la mayoría de los padres sabían – saben – de ello. A continuación transcribo partes de distintas conversaciones grabadas:

‘ A mi hijo no le ayudáis como a otros que no hacen ni el huevo y llegan tarde a clase todo sudados después de comer y … y si el profesor le dice algo, pues el crío le grita … al profesor … Como entre ellos se dicen las notas, pues sabemos las notas de todos. Mi hijo se mata estudiando pero ése tiene un apellido que yo no tengo.

——

Nos hemos acostumbrado poco a poco … Cuando las notas finales van a salir, bueno, los días anteriores, Laura está más callada. Ella va a tener buenas notas, como siempre, pero sus amiguitas, las que se la pasan entre el maquillaje y los teléfonos en los retretes, que no han sacado un Bien ni de potra, van a tener Bien, Notable, Bien, Suficiente … y así. Mi Laura está más callada … y soy su madre y qué hago, qué le digo. [ Suspiro ] Por lo menos no se deja … supongo que lo ve en casa, que su padre y yo …

——

Qué vergüenza de tutor … tú y la otra y el otro. Aprobando a [ omito el nombre ] porque su padre tiene bares y tal, ahí en [ omito el nombre ]. Y luego que le ha metido el puño en las costillas a otro, que yo lo he visto, el sello marcado … y aquí está porque el padre tiene perras.

——

Gracias por vuestros comentarios. Siempre.

Un saludo.

Imaginen … el lema. LXIII.

La puerta es más grande para salir que para entrar.

Lema. Único. Eco entre los muros de un centro educativo privado. Aún.

Refiéranlo en Latín o en Griego y acaso se sientan embargados por una inclinación a querer creer.

Ah. Eso que han escuchado sorprendidos ha sido producido por el roce del gesto mecánico que ha llevado sus propias manos a su cartera.

Imaginen … los testimonios. LXII.

Maiori forsan cum timore sententiam in me fertis quam ego accipiam.

Bruno lo afirmaría ante los jueces de esa Inquisición que en demostración le asignó el fuego y el río.

Vuestro miedo es mayor.

Hay una miseria en la cuantificación. Y una honra en la exposición de la ontología de la medida.