Aitía: el suicidio.

 

Aitía: el suicidio.

Jehová disipó la presunción de la omnisciencia. Fue el Cristo y supo sólo entonces que ser hombre es horrible. Fue así que inclinó su pasos hacia la detención del pulso y del hálito. Manual del suicidio. Pero aceptó la tortura.

Huyó.

En la Cruz, el hombre emocionó abandono y a su través Jehová mostró su humanidad: mintió para mover a piedad hacia Él, y, por Él, hacia los hombres.

 

George  C.  de Lantenac, Ensayo sobre la muerte de Jesús de Nazareth. Traducción de Albert Sans; texto reproducido con su expreso consentimiento.

 

 

Imaginen … la transferencia de la Cruz. LI.

 Contratar a sacerdotes, a monjes, que, dejado el hábito o uniforme, no han dejado la profesión. Ofrecer un nuevo ideario a hombres que creen en la Visión pero que que se perdieron en la Misión. Saber que tales hombres sufren por el abandono de ésta y tender la mano de la salvación. 

 Centro educativo privado. Congregación o empresa.

 Lo admito. Es admirable.

 

 

Imaginen … La voz. L.

Me describían tu estado: la voz contenida – opaco – y la semi-discreción cuando la audiencia era amplia; mas que, cuando era selecta, tu voz vehiculaba francas angustias y desazones e injurias. El tema último no era tanto la expulsión del cadáver no caído como tu sorpresa. Ocurrió. En tu devenir agotándose, ocurre.

Me describen ahora que estás alegrado: en la localidad donde sitúas lo privado, un partido político ha dado voz pública a lo que sólo resonabas en lo privado.

Crees, además, en la poesía justiciera; ese partido político se denomina con término en Latín. Oh, tú, adalid del étimo. ¡ Es una señal !

 Lengua muerta, vuelta a la vida. Bueno, entre nosotros: lo muerto no vive mucho.

 

Imaginen … Poder dejar de. XLIX.

Imaginen estas últimas palabras en una orden por escrito dejada:

 Así, pasados casi cuarenta y cuatro años de mi defunción e inhumación, mi cadáver se desenterrará y trasladará a la santa tierra de reposo sita en la madrileña localidad de Mingorrubio. A este fin, se hará uso del medio de transporte más pertinente a tan noble fin y …

Imaginen sólo: esto no lo pudo dictar.

MemoDraw_JPEG_20191026_175318_