Imaginen … Brevedad del fascista. CIII.

Fueron sus palabras:

– Si no pones precio a tus libros, si no los compran, no sabes quién te lee.

 Sorprendida mi percepción en presente, la etiqueta refiere que fue 2008 el año de la grabación. El fascista querría significar cuántos te leen. Nítida su poética: razón de la aprobación y la satisfacción en sociedad, a la ganancia vinculadas. La escritura, así, necesariamente conmovida en tal dialéctica. Es el éxito o no, amigo. Es tu dicha, amiga, lo que está en juego en esta partida de validación con quienes consideres miembros de tu comunidad.

 El fascista ha sido llamado Jefe del Departamento de Lengua. Es él quien promueve los concursos literarios en el centro educativo privado. De nuevo la poética: la aprobación y la recompensa. Honra, sólo, – acaso, pronto, vanidad – en la sanción.

 El fascista se rodea de niños, de niñas, y en sus espectros de gloria se educan. Es el mercado, amigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s