Imaginen … la disponibilidad. CVIII.


El docente decidió muy pronto que estaría siempre disponible para cualquier integrante del alumnado. Fue entonces que, diáfanamente, dio con un sistema para tal fin: dada la hedionda vehemente transpiración de sus axilas, dejaría de usar producto higiénico anti-odorante alguno para que, en la brisa, los y las estudiantes no tuvieran más que alzar sus aristocráticas narices, olfatear y descubrir por saturación, casi al instante, en qué parte de la finca se hallaba el profesor y allí dirigirse. Excelencia, sólo, del sistema, pues no tiene, siquiera, que ser explicado o informado.

 Admirable, afirmo. Algunos de nosotros no aspiramos ya a conocer la gracia de semejante generosidad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s