Imaginen … la categoría y la especie. CXIV.


Una mujer anciana mendigaba comida ante una detenida verdulería ambulante; tras aparentar brevemente un cálculo, el vendedor levantó una cebolla en la mano y la tendió. La mujer tomó la cebolla y, mirando en los ojos del hombre, la descascarilló primero y comenzó a comérsela después.

 Profesor, profesora, de centro privado: te clasificas en la misma categoría de la comprensión y en la misma especie. En la sociedad de la competición la percepción de la distinción mueve el afán y él da valor a las posiciones prefiguradas. Es lo que llamas voluntad y subjetividad su triunfo.

 Imagina …

Imaginen … el plan, la metáfora. CXIII.


Albert Sans – Plan o metáfora.

Desalienta la creencia en la raíz. Sujeta, retiene. La planta, el árbol, dejará de crecer.

 En la creencia, sin raíz no se vive. Cosmovisión o plan, el plural confirma la metáfora en la imagen de la red. 

 Un reflejo se anexa la metáfora en la podredumbre de la carne en la tierra. La detención embellecida de duración, la utilidad, como destino, como forma de inmortalidad.

—-

© Albert Sans. El texto se reproduce con el expreso consentimiento del autor.

Imaginen … el trapiche. CXII.


 No podéis sino ser fruto y molino. Es el aprendizaje de la forma el solo legado en vuestro innegable ejercicio de docencia. Abstracción el contenido. Y vehículo. 

 A vuestra merced el alumnado, reverberáis el daño o mecánica. Imposible la conciencia del mal, la satisfacción alivia una desatendida soledad en la comunidad de la continuidad favorecida; en ésta, en una bruma como una certeza, fabuláis también permanencia y os validáis en oposición al anidado sentimiento de insignificancia.

 Profesores, profesoras, de centro educativo privado: una máquina que ya no reproduce la función planeada para su creación, cumple la de un símbolo; el recinto que cohabitáis contiene una, uno.

 Ya no creemos en las coincidencias. Imaginen …

Imaginen … el escalofrío. CXI.


Empleados y empleadas del centro privado registran en línea valoraciones de cinco estrellas.

 Empleados y empleadas del centro privado – en él treinta años de hacendosa historia -, registran en línea valoraciones de cinco estrellas.

 Familiares de empleados y empleadas del centro privado registran en línea valoraciones de cinco estrellas.

 Uno de los empleados del centro privado, franquista de llavero y adhesivo, erige en línea una torre de vigilancia en la apariencia de una valoración de cinco estrellas.

 El mismo empleado del centro privado, franquista de llavero y adhesivo, fija en línea así, también, instrucciones en la apariencia de una valoración de cinco estrellas.

 Hay varias formas del terror en los párrafos anteriores.

 Escalofrío, ya en su pantalla amiga.

 Imaginen …

El terror – The horror.

Mientras usted lee este texto, la puerta de una habitación en un burdel se cierra tras una mujer, la figura del enamorado reciente que ha facilitado un viaje mudada poco antes en la del proxeneta.  

——

As you read this text, the door of a room in a brothel closes behind a woman, the figure of the recent lover who has facilitated a trip changed into the pimp’s just a moment ago.


Imaginen … Athene noctua. CX.


Como el águila, el ave de Atenea es un ave rapaz. Atenea o sabiduría, mas Atenea o tácticas de guerra.

 El ave de Atenea es un emblema, como un águila pudiera serlo. Fiel, el emblema en el colegio privado la alude, así en la luz ocultada.

 Imaginen no creer ya en las coincidencias.

Imaginen … la disponibilidad. CVIII.


El docente decidió muy pronto que estaría siempre disponible para cualquier integrante del alumnado. Fue entonces que, diáfanamente, dio con un sistema para tal fin: dada la hedionda vehemente transpiración de sus axilas, dejaría de usar producto higiénico anti-odorante alguno para que, en la brisa, los y las estudiantes no tuvieran más que alzar sus aristocráticas narices, olfatear y descubrir por saturación, casi al instante, en qué parte de la finca se hallaba el profesor y allí dirigirse. Excelencia, sólo, del sistema, pues no tiene, siquiera, que ser explicado o informado.

 Admirable, afirmo. Algunos de nosotros no aspiramos ya a conocer la gracia de semejante generosidad.

Imaginen … Vis a tergo. CV.

– Miente, …, miente mucho.

 Lo enunció quien con Julian Mathews hubiera trabajado, hasta entonces, unos veinte años.

– Nos dejas. Bueno, seguiré tus pasos en dos años … Julie habrá terminado su último curso para entonces.

 Julian lo declararía ante mí. No supo evitar, antes, sonreír. 

 Cumplido el tiempo de la graduación de la hija, el profesor no abandonaría el centro educativo privado. Una de las imágenes recientemente exhibidas le muestran en pie sobre un peldaño. Vasto, notable, pintado. 

 Disiento, no obstante, de la afirmación de aquel profesor primero: Julian Mathews nunca ha mentido.