Robert Graves ( 1895 -1985 ) – Symptoms Of Love.

Symptoms Of Love

Love is universal migraine,
A bright stain on the vision
Blotting out reason.

Symptoms of true love
Are leanness, jealousy,
Laggard dawns;

Are omens and nightmares –
Listening for a knock,
Waiting for a sign:

For a touch of her fingers
In a darkened room,
For a searching look.

Take courage, lover!
Could you endure such pain
At any hand but hers?

—-

This poem belongs to the public domain.

Lord Byron ( 1788 – 1824 ): My Soul is Dark.

My soul is dark – Oh! quickly string

    The harp I yet can brook to hear;

And let thy gentle fingers fling

    Its melting murmur o’er mine ear.

If in this heart a hope be dear,

    That sound shall charm it forth again:

If in these eyes there lurk a tear,

    ‘Twill flow, and cease to burn my brain.


But bid the strain be wild and deep,

    Nor let thy notes of joy be first:

I tell thee, minstrel, I must weep,

    Or else this heavy heart will burst;

For it had been by sorrow nursed,

    And ached in sleepless silence long;

And now ‘tis doomed to know the worst,

    And break at once – or yield to song.          

——

This poem belongs to the Public Domain.

Lord Byron ( 1788 – 1824 ): In the Valley of the Waters.

In the Valley of the Waters.

In the valley of the waters we wept o’er the day

When the host of the stranger made Salem his prey,

And our heads on our bosoms all droopingly lay,

And our hearts were so full of the land far away.


The song they demanded in vain—it lay still

In our souls as the wind that died on the hill;

They called for the harp—but our blood they shall spill

Ere our right hand shall teach them one tone of our skill.


All stringlessly hung on the willow’s sad tree,

As dead as her dead leaf those mute harps must be;

Our hands may be fetter’d—our tears still are free,

For our God and our glory—and, Sion!—Oh, thee.

——

This poem belongs to the Public Domain.

#grade – Samah Visaria.

 

#grade *

 

Sin amigos, calificaciones bajas

Al principio me preocupé por él.

 

Le vi compartir su comida con un chico

que había olvidado la suya y supe

que le iría bien.

 


 

Traducción del Inglés del texto #grade, por SAMAH VISARIA.

Copyright: Terribly Tiny Tales, 2017. Penguin books.

Copyright de la traducción: Joaquín C. Plana.

 

* No he traducido el título, intencionalmente.

Purdah IV – Imaginen … XLV.

¿ Recuerdan a la mujer que fue el centro de la narración en tres textos anteriores ?

¿ Recuerdan también aquella comunidad de conciencia ? Imaginen ahora, y entre sus miembros, arraigando como la esperanza de un resarcimiento, este desasosiego: quienes en la empresa ocuparan puestos de responsabilidad tales que les permitieran asistir a reuniones, habrían de, al menos, sospechar, que aquellos empleados y aquellas empleadas sin acceso a las reuniones habrían llegado a saber del libro de estilo privado de la empresa.

Mas imaginen que voces de varios miembros de la comunidad de conciencia se hicieran oír:

– No nos delatemos. Ni siquiera apenas. El riesgo para muchas familias es suficiente convicción para no hacerlo. La humillación que sentimos al conocer el contenido de sus reuniones se equilibra con su desconocimiento de este hecho.

– Parece un argumento del miedo a través del pseudo-argumento de un orgullo ficticio.

– Así arguye la supervivencia.

– Así arguye la supervivencia.

Imaginen que, de esta forma, el desasosiego hubiera sido persuadido en absoluto. O no. Imaginen que un miembro de la comunidad de conciencia resolviera que no solamente fuera sospechado su conocimiento de los contenidos de aquellas reuniones exclusivas por quienes a ellas por jerarquía acudieran.

Imaginen.

Imaginen … Streaming live. XXIV.

Imaginen una empresa. A continuación, a su través, esta murmuración: el presidente ha pedido realizar una configuración especial en los ordenadores de todas las zonas comunes, de todos los despachos, de todas las salas de reunión … : los micrófonos de tales aparatos han de hallarse conectados a su ordenador, así que el presidente pueda escuchar cuanto ocurra en zonas comunes y despachos y salas …

Ahora, acompáñenme en un arbitrario paseo por algunos de aquellos lugares y descubran conmigo que varios ordenadores muestran un adhesivo cegando – valga y disculpen la sinestesia – los micrófonos. Imaginen preguntar a las usuarias y a los usuarios de los ordenadores por qué tal alarde de imaginativa decoración. Imaginen escuchar la siguientes palabras: no confía en nadie, es capaz de todo. Nos ha pedido que conectemos los ordenadores tan pronto lleguemos …

Empresa o colegio privado; despacho o aula. Trabajar y tener ignorados espectadores.

Streaming live !

More than nine hours a day !

No money down !

Can you imagine ? !

George C. de Lantenac – Spinoza.

Spinoza.

El muchacho entró en la cámara y se detuvo. Habló, sin volver a dejar cerrado el portón.

– ¿ Me ha reclamado ?

El anciano, en pie, ante la luna del mueble, ofrecía un perfil al recién llegado.

– Has cambiado – le respondió, atento a la imagen ante él -.

—-

George C. de Lantenac, Spinoza, obra desconocida. Texto completo. Se reproduce con el expreso consentimiento del traductor del mismo al Español, Albert Sans.