Imaginen … la llanura de Mecone. XCII.

La llanura de Mecone.

 Comunica Jean-Pierre Vernant que un proverbio griego afirma que la sola posesión de tierras en este llano asegura la riqueza, pues el lugar es ubérrimo y los cultivos y las cosechas no se ven afectadas por condiciones atmosféricas adversas o por malos años. Fue Mecone la llanura donde, una vez, convivieron dioses y hombres.

 Creamos en esta bendición. En llanuras y en jardines altos: en éstos hallamos colegios privados donde, sin importar la añada, los cultivos y las cosechas no sufren aflicción alguna. La riqueza asegurada, así.

 Una diferencia acierto a declarar, no obstante: dioses y hombres aún cohabitan los jardines.

Imaginen … a Eris secreta. XCI.

Papá y mamá creen en la competencia y la temen; la elección de un centro educativo privado para sus vástagos es una pretensión – una vívida ilusión – de controlar la competencia desde la aprensión a ese tipo de sociedad que la misma competencia crea. 

Esta otra disciplina reciben hijos e hijas: dinero es control, dinero es distancia. El bienestar así fabricado permite percibir control y distancia como valores en una sociedad de competencia.

George C. de Lantenac – Contra la Excelencia. Imaginen … LXXXI.

Contra la Excelencia.

Una empresa sólo puede ofrecer Educación como producto de mercado. Y en el mercado, todo producto ha de presentarse como no menos que Excelente. La empresa ha de obtener beneficios – es, por ello, empresa -. 

 La Excelencia Educativa es una oferta privada; sus valores, estrictamente singulares: valor, precio, coste. Es, sin embargo, la excelencia educativa ofrecer educación a quienes no pueden acceder a las ofertas de mercado que han de perpetuar las clases sociales en nombre de la Excelencia de valor. 

 Recuerde: si usted no puede acceder a la oferta, usted no es Excelente. Su medida, la de usted, es la de un producto de mercado. También si usted puede acceder. En ambos casos, son ustedes la clasificación – el juicio – desde un despacho.

 Rechácenla.

——

 La reproducción del texto de George C. de Lantenac se realiza con el expreso consentimiento del traductor de la obra Ensayo sobre la Muerte de Jesús de Nazareth, Albert Sans. El título dado a este texto traducido es, al tratarse de un fragmento, una propuesta del propio Albert Sans.

Invidia.

Invidia recoge los textos clasificados como Imaginen … en joaquinplana.wordpress.com y numerados de LXI a LXX. El volumen contiene, además, cinco haikús puros no aparecidos hasta ahora.

Descarga segura y gratuita también en:

https://www.bubok.com.ar/libros/266675/Invidia

https://www.tuslibros.com/ebook/Invidia

Invidia es el quinto volumen de la serie Imaginen …, a la que también pertenecen las obras Cueva de Ilotas Exánimes, Extenuación por la Implacable Sosa, Purdah y La piedra de Heráclea.

Imaginen … la visión y la misión. LXVII.

Esta historia tampoco la conocéis.

——

 Recibí la llamada durante un viaje en tren; la voz me pedía que, por favor, comprara un árbol para el jardín do su empresa está sita.

 – Tu región es rica en viveros. 

 Pero continuó:

 – ¿ Sabes ? En la Odisea, Homero habla de las bayas que comían los lotófagos, …, y yo creo que son de ese árbol que te he pedido. Quiero plantarlo en la entrada, cerca del caminillo, a la izquierda, …

 Alcancé mi hogar; unos días después, me encontré en un vivero preguntando por el árbol de Homero. Unas semanas después, el árbol se plantaba en el jardín; de pie ante él, junto al hombre que solicitó la compra, inquirí aún. Hallen aquí el equilibrio de la manía: 

 – Las bayas que comían los lotófagos de Homero causan la pérdida de la memoria; los hombres de Odiseo que las probaron, olvidaron todo pasado y sólo deseaban quedarse allí hasta el final de sus días.

 Hallen aquí la visión y la misión.

 ——

 Noten que he callado el nombre del árbol.

Imaginen … a un machista de mierda. LIX.

Pidieron al dios que ensalzara a Atenea:

–   ¡ Oh, deidad de los zapatos de alto tacón ! ¡ Eco en brazos de Eolo a nosotros siempre trae primero la vívida imagen de Euterpe ! ( i )

Otro elogio surgió simultáneamente en la mente de las diosas presentes:

– Machista de mierda. ( ii )

Veinte mil lenguas de viaje subyacente, un escolio.

——

( i ) Era común que el rapsoda imitara el repique de zapatos en el suelo percutiendo un pequeño objeto hueco de madera sobre una piedra plana.

 La vívida imagen de Euterpe subraya la cualidad divina de Atenea, pues los sonidos que produce al caminar son música – por la musa Euterpe -.

( ii ) Sorprendente exabrupto, impropio del poeta, que parece querer significar: ‘si para alabar a la diosa de la sabiduría lo primero que te viene a las mientes es el sonido que hacen los tacones de sus zapatos cuando camina, eres escoria’.